MÚSICA y MOVIMIENTO

La actividad “Música y Movimiento” nace de la unión de cuerpo y movimiento, sonido y música. Jugar con la música es una excelente experiencia para estimular la curiosidad, la imaginación, la creatividad. Permitir al niño desarrollar su musicalidad tiene un gran valor educativo y formativo.

La actividad musical, junto con la danza, contribuye a la formación del individuo a través de la experimentación, el desarrollo de las cualidades expresivas e intelectuales.

En una atmósfera de juego y a través de la utilización de instrumentos musicales y ayudados por la dramatización de fábulas, cuentos y canciones, los niños consiguen mejorar sus aptitudes motrices y rítmicas, mientras se divierten junto a los demás.

El objetivo final es alcanzar la diversión de los niños y ayudarlos a mejorar su interrelación con los demás, adquirir una buena percepción de sí mismos y de aquello que los rodea, así como desarrollar y mejorar su sensibilidad, creatividad y curiosidad.

¿POR QUÉ “MÚSICA Y MOVIMIENTO”?

Numerosos estudios publicados en las revistas científicas más importantes ponen de manifiesto que la actividad musical practicada en edad preescolar contribuye al desarrollo de la inteligencia en el niño, así como constituye una fuente de bienestar, pues posee influencias positivas para la mente y ofrece serenidad, equilibrio y calma.

OBJETIVOS

  • Despertar en los niños el amor por la música.
  • Asimilación del canto y del ritmo como vías para la expresión.
  • Experimentación de los “medios musicales primarios”: la voz y el cuerpo.
  • Adquisición de las bases de la sensibilidad musical y de la capacidad de expresión a través del canto y del ritmo.
  • Desarrollo de la coordinación motriz y de la postura.
  • Estimulación del conocimiento del propio cuerpo.
  • Desarrollo de la capacidad de utilización del espacio.
  • Mejora de las aptitudes motrices y rítmicas.
  • Desarrollo de la escucha.
  • Descubrimiento y desarrollo de las capacidades vocales.
  • Asimilación de la diferencia entre ruido y sonido.
  • Adquisición del sentido rítmico.
  • Adquisición de los conceptos de timbre y altura.
  • Aprendizaje básico de las notas musicales.
  • Mejora de la capacidad de interrelacionar con los demás.
  • Desarrollo y mejora de la sensibilidad, la imaginación y la creatividad.

CONTENIDOS Y TIPOS DE ACTIVIDADES

  • Escucha guiada y escucha a través de imágenes.
  • Juegos destinados a explorar la propia voz.
  • Acciones expresivas como respuesta a un sonido, a una frase rítmica y viceversa.
  • Silencio/sonido, fuente sonora, alturas e intensidades de los sonidos.
  • Diferencias tímbricas.
  • Acompañamiento sonoro y musical de textos narrativos y cuentos.
  • Interpretaciones a través del movimiento expresivo y de la danza.
  • Elaboración de instrumentos idiófonos, como maracas, castañuelas y tambores.
  • Ejecución de piezas  con instrumentos idiófonos.
  • Ejecución de piezas a través del propio cuerpo.

METODOLOGÍA

  • Utilización de instrumentos de pequeña percusión.
  • Utilización de canciones.
  • Utilización de fábulas y de cuentos dramatizados.
  • Juegos inspirados en distintos métodos didácticos: Gordon, Dalcroze, Orff, Yamaha, etc.